PEMEX no se vende, se defiende

Estándar

El otro día iba yo montada (y sentada) en un pesero camino del COLMEX, cuando en un semáforo se subió un chavo de unos veintipocos años cargado con una mochila y un puñado de libros para vender. Llevaba colgada una acreditación de la Facultad de Periodismo de la UNAM. En lo que duró el resto del trayecto hacia mi destino nos explicó a todos los pasajeros, incluido el cristo del retrovisor, en qué consiste realmente la capciosamente llamada “Reforma Energética”, es decir, la privatización de PEMEX (Petróleos Mexicanos) y qué conlleva para los ciudadanos de a pie. El libro que vendía costaba 45 pesos (unos 3,5 euros) y estaba escrito por diferentes expertos, conteniendo información desglosada al respecto. Cuando terminó su intervención nos recomendó el visionado del documental La ignorancia de los universitarios en México.

Me imagino a un chaval entrando en el metro o el autobús en cualquier lugar de España, chocando con personas mayores (de pie porque por supuesto no les cedería el asiento ni perri) y tratando de explicar a los pasajeros por qué no debe privatizarse la sanidad pública. Definitivamente le correrían a collejas y encima lo grabarían para subirlo a Youtube con el título “Palison x henterao. Darle ha Me gusta”.

La verdad es que había visto ya varios carteles colgados en los balcones de mi condominio, me había topado con gente pidiendo firmas en contra de la privatización, había leído algunas cosas en periódicos locales (especialmente en La Jornada, que es el que supuestamente es de izquierda), y también había escuchado la consigna “Pemex no se vende, se defiende” en el concierto de Quilapayún. Por eso, decidí informarme un poco para poder tener una opinión propia al respecto. [Pinchar para ampliar so floj@s]

Fue el presidente Lázaro Cárdenas quien durante su mandato presidencial entre 1934-1940, (concretamente en 1938), decidió nacionalizar el petróleo mexicano íntegramente hasta entonces en manos extranjeras (cómo no). Maldito comunista subversivo.

[…] Las compañías petroleras han gozado durante muchos años, los más de su existencia, de grandes privilegios para su desarrollo y expansión; de franquicias aduanales; de exenciones fiscales y de prerrogativas innumerables, y cuyos factores de privilegio, unidos a la prodigiosa potencialidad de los mantos petrolíferos que la nación les concesionó, muchas veces contra su voluntad y contra el derecho público, significan casi la totalidad del verdadero capital de que se habla.
Planteada así la única solución que tiene este problema, pido a la nación entera un respaldo moral y material suficiente para llevar a cabo una resolución tan justificada, tan trascendente y tan indispensable.
Y como pudiera ser que los intereses que se debaten en forma acalorada en el ambiente internacional, pudieran tener de este acto de exclusiva soberanía y dignidad nacional que consumamos, una desviación de materia primas, primordiales para la lucha en que están empeñadas las más poderosas naciones, queremos decir que nuestra explotación petrolífera no se apartará un sólo ápice de la solidaridad moral que nuestro país mantiene con las naciones de tendencia democrática y a quienes deseamos asegurar que la expropiación decretada sólo se dirige a eliminar obstáculos de grupos que no sienten la necesidad evolucionista de los pueblos, ni les dolería ser ellos mismos quienes entregaran el petróleo mexicano al mejor postor, sin tomar en cuenta las consecuencias que tienen que reportar las masas populares y las naciones en conflicto.

 Fracciones del texto leído por el Presidente de la República, General Lázaro Cárdenas, en Palacio Nacional el 18 de marzo de 1938, decretando la Nacionalización de la Industria Petrolera en México

Según lo que he podido leer, actualmente, los ingresos de PEMEX representan el 50% del presupuesto federal. Además, el 60% del gasto social en México proviene del petróleo, que subsidia el costo de servicios básicos como la luz, el gas, el agua, la educación, o la sanidad. Si se borra de un plumazo semejante fuente de ingresos públicos, ¿qué hacer para solucionarlo? El gobierno de Enrique Peña Nieto pretende solucionar el desfase presupuestal que la privatización del petróleo causaría en las cuentas del Estado mexicano (¡oh sorpresa!), subiendo los impuestos directos e indirectos. Sobre la renta y sobre el consumo. O sea, que no hace falta ser un lince para darse cuenta de lo que acarreará para la enorme mayoría de la población mexicana la estafa de la privatización de su recurso más preciado: un empobrecimiento (más aún) generalizado. Ya en los 90 se privatizó TELMEX (Teléfonos de México). Resultado: Carlos Slim se convirtió en el hombre más rico del mundo. Y si miramos a España tenemos recientes los casos de Endesa, Gas Natural o Tabacalera, solamente por citar algunos, con las consecuencias que tod@s conocemos. (Hola Felipe, hola Josemari).

[Aquí algunos datos y opiniones variadas al respecto:

http://www.losangelespress.org/un-dato-escalofriante-de-la-privatizacion-de-pemex/

http://www.jornada.unam.mx/2008/04/20/sem-sur.html

http://radioamlo.org/noticias-destacadas/el-petroleo-es-de-mexico-no-de-pena-amlo/

http://www.proceso.com.mx/?p=350720

http://www.el-mexicano.com.mx/informacion/noticias/1/57/economia-y-finanzas/2013/08/13/689240/plantea-reforma-energetica-modificar-articulo-27-constitucional

http://www.sepi.es/default.aspx?cmd=0001&IdContainer=50]

Privatización=eficiencia

Saben aquell que diu privatización=eficiencia?

Siempre me ha llamado mucho la atención la historia de América Latina (y por qué no decirlo, de EEUU). De hecho, era a lo que quería dedicarme antes de que me cooptaran en mi actual departamento. Así que ahora que estoy aquí aprovecho para absorber la mayor cantidad de información posible al respecto. Me parece importante tener al menos una ligera idea de la historia del país en el que vives para poder comprender mejor su realidad social y sus problemáticas actuales. También me he interesado por la historia de Guatemala y por la creación de Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Ya he liado a #miesposoculé para ir a Chiapas, y él aún no lo sabe, pero lo engañaré también para que vayamos a Guatemala.

¿Y aparte de esto qué me cuento? Pues que el Día de Muertos me encantó y que lo disfruté como una enana, como ya pudisteis comprobar en las foticos que colgué en el post anterior. Además, unas pocas las pude hacer sola, con lo que no tuve a nadie esperándome, ni dándome el coñazo, ni llamándome posmoderna. Alguna por ahí se sintió estafada porque no incluí texto. Se ve que con ella no iba aquello de que una imagen vale mil más que mil palabras y que subir tantas fotos a Internet con esta conexión prehispánica cuesta un cojón como para encima andar escribiendo una parrafada. (Felicidades, frau arpía, se la quiere y se la extraña).

Por cierto, me olvidé de subir la foto de la madre de todas las ofrendas. La montaron en mi condominio. Es triste y tierna a partes iguales. Atención a los platitos con pienso y los huesos de morder para perros, geniales.

Pa la Pinsesa

Pa la Pinsesa

Lástima no haber tenido una foto de nuestro pastor alemán. Pensé en la salvaje de mi Gorda arrasando con la ofrenda entera, salto parriba quiebro pabajo ante la mirada despectiva de Kafka (soy muy fan) y el panzarriba style de India. Una ofrenda al surrealismo en sí misma, vamos.

También me ha dado tiempo a mantener un enriquecedor intercambio de opiniones por twitter con la Miley Cyrus cubana, Yoani Sánchez. Creo que cobra lo mismo por conferencia que Hannah Montana por sacar la lengua, despelotarse y hacer el gilipollicas para una revista. Además, ambas me provocan la misma reacción: asco.

https://twitter.com/yoanisanchez/status/392036872475508737

¡Ah! Y he descubierto a un personaje fascinante. Don José Sarmiento de Valladares, conde de Moctezuma y Tula y Vi(z)rrey de la Nueva España entre 1696 y 1701. Es descendiente de Moctezuma II y prueba fehaciente de que la mezcla de razas, como la de bebidas, puede dar lugar a cosas estipendias o raras, rarísimas.

Realismo mágico

Realismo mágico

Aunque pensándolo bien las casas reales europeas están todas emparentadas entre sí con terroríficos resultados.

Mamá yo quiero ser artista

Mamá yo quiero ser artista

El caso es que a este apuesto mozo debió expulsarlo Carlos II de la corte cuando vio que le hacía competencia “hechizando” damiselas. Por eso terminó en el Nuevo Mundo.

Le da un aire a Paul Newman

Le da un aire a Paul Newman

Mañana salimos hacia la ciudad de Oaxaca, en el estado homónimo. Son seis horas de viaje para la ida y otras seis para la vuelta, así que prometo reporte detallado.

[Bonus track: La convalecencia también puede ser la madre de la ciencia ;-)].

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s