Archivo del Autor: chinampaizquierda

Mé(XL)ico

Estándar

Mi estancia en el DF va llegando a su fin, así que apuro el tiempo que me queda aquí para escribiros sobre cosillas de este país que han captado especialmente mi atención. Una de ellas es, sin duda, sus hábitos alimenticios. Ya os he hecho salivar con una gran cantidad de platos exquisitos, la mayoría de ellos componentes principales de la dieta “tradicional” mexicana. Platos muy elaborados y de alto contenido calórico, pues suelen estar cubiertos de queso fundido y/o rebozados y bañados en millones de salsas que, picantes o no, no tienen pinta de adelgazar precisamente.

(Esas babas joder, que me estáis poniendo el blog hecho un cristo).

¿Y en el día a día, qué comen los mexicanos? Una visita a cualquier supermercado puede provocar en ti una crisis de fuerza de voluntad irremediable y un tremendo fallo en Esparta, ya que son verdaderos paraísos del vicio y la perversión. Como los productos que se suelen vender estratégicamente en las grandes superficies españolas en la zona de las cajas, para que la espera se haga más amena o para que los niños no den el coñazo, pero a lo bestia. Si echamos un vistazo a la calle, mismamente en el tramo que comprende mi avenida, he contado unos diez restaurantes que podríamos denominar como de comida chatarra. No puedes dar dos pasos sin encontrar un puestecito donde se preparan suculentas tortas, botanitas, quesadillas, carnitas y demás. Por otra parte, vivir con una familia mexicana media me ha ayudado también a hacerme una idea aproximada de qué y cómo comen, y a la luz de los datos, parece que es la tónica dominante.

Imagen 1

México es el país en el que la tasa de obesidad es más alta del mundo. Siete de cada diez mexicanos padece sobrepeso y el 30% obesidad. Yo pensaba que era EEUU el país que ocupaba este honrosa pole, sobre todo porque asocio obesidad con opulencia. Pero aquí estamos hablando de que de una población total de unos 120 millones de habitantes, casi el 60% vive por debajo del umbral de la pobreza, y también relaciono pobreza con desnutrición.

¿Causas? ¿origen? ¿beneficiarios?

Dicen los expertos que en México se ha ido construyendo un ambiente obesigénico en los últimos treinta años a causa de los cambios económicos que provocaron a su vez cambios sociales, culturales y de estilo de vida en el seno de la sociedad mexicana. A esto habría que añadir lo que diferentes estudios desarrollados en la UNAM han apuntado recientemente: la población mexicana (varias etnias indígenas) es portadora de un gen que los hace propensos a padecer sobrepeso y obesidad. Lo que antes era una ventaja (mayor resistencia ante épocas de ayuno prolongado) ahora, en ese entorno obesigénico, se ha convertido en un problema de salud pública. El principal, de hecho, junto con las enfermedades infecciosas y la desnutrición. Siendo esta última un problema coadyuvante pare el desarrollo de la obesidad. (Jodo lo que he dicho).

Tú dile a una madre que se pasa el día pidiendo o vendiendo chicles en el metro, con tres hijos pequeñitos colgados del brazo, que no les dé comida chatarra. Que les de leche o fruta, cuando son productos bastante más caros.

Imagen 8

Se trata de un proceso que empezó a manifestarse paulatinamente a finales de los años setenta, como consecuencia de la desintegración de las estructuras productivas tradicionales, principalmente en la agricultura. La nueva política para el campo (qué neoliberalismo ni qué neoliberalismo), que priorizó la economía para el libre mercado centrándose en la agricultura de exportación dejó prácticamente sin beneficios a la gran mayoría de la población rural. Resultado: el campo mexicano dejó de producir para comer, para hacerlo para vender. El frijol, el maíz o la leche son ahora más caros que los productos procesados o comida chatarra porque el gobierno dejó de apostar por la agricultura de consumo interno. Paralelamente, entre 1988 y el 1998 el salario mínimo en México sufrió una pérdida adquisitiva del 53% y la población desocupada pasó del 5 al 14%. Y claro, cómo no, se triplicó la población con salarios mayores a 5 veces el salario mínimo. Vivimos en un jodido día de la marmota constante. Las familias de escasos recursos económicos comenzaron a consumir este tipo de alimentos extendiéndose estos hábitos alimenticios entre mexicanos de zonas rurales y de zonas urbanas por igual.

Lo que empezó en los años setenta fue coronado por el Tratado de Libre Comercio para América del Norte en 1994 (qué hijoputas terroristas los zapatistas, mira que levantarse en armas por esto, si no era pa tanto joder). Éste impulsó la llamada macdonalización de las formas de vida de los mexicanos, contribuyendo a la transformación demográfica, nutricional y epidemiológica. A partir de ese momento, México se convirtió en el tercer mercado de exportación de alimentos para EEUU, provocando el desabastecimiento del mercado nacional. ¿Habéis oído alguna vez que la India es el máximo productor de arroz del mundo y que también ocupa el primer lugar mundial en importación de ese mismo producto? Pues con lo que os cuento más o menos lo mismo. La producción de arroz y maíz, antes básicos en la dieta mexicana, bajó drásticamente, y consecuentemente subieron los precios de estos alimentos. Se habla de un 30% de descenso en el consumo de frutas y verduras en los últimos 14 años.

TLC: descripción gráfica

TLC: descripción gráfica

¿Quién saca beneficio económico de este enorme mercado alimentario? Entre 1988 y 1997 la inversión de EEUU en la industria de alimentos en México se incrementó 25 veces. Barato, barato y rápido, rápido. Está to pensao.

Todo eso en cuanto a la comida. ¿Y la bebida? El tradicional y exquisito jugo de fruta del cual he dado cuenta en varias ocasiones, ha sido sustituido por un consumo desmedido, realmente exagerado, de refrescos azucarados. Un dato: un litro de coca-cola es más barato que un litro de leche. 13 pesos de la bebida del demonio frente a los 15 promedio que cuesta un litro de leche. Otro dato: en México DF el agua del grifo no es apta para consumo humano. Así que si en la capital, que es una isla de “modernidad” dentro del país no hay agua potable, os podéis imaginar cómo está la cosa en el resto de la república. Un litro de agua embotellada cuesta 180 veces más que un litro de agua corriente. ¿Quién posee los derechos de explotación de la mayoría de los acuíferos y el monopolio del embotellamiento del agua? Bingo: Coca-cola. Hoy he hecho trabajo de investigación en el súper para escribir esta entrada, y he comprobado de primera mano que si no es Coca-cola, es Danone, Pepsi o Nestle, esas marcas que por otra parte suelen ser patrocinadoras de campañas navideñas de Unicef. Por supuesto esto no tiene nada que ver con que Vicente Fox, quien llegó a la presidencia del país en el año 2000 hubiese sido director general de Coca-cola en México hasta finales de los años setenta.

Osea, que en la creación de este ambiente obesigénico han influido varios factores que poco a poco y desde hace cuarenta años han ido convertiendo a México en el país con más obesos del mundo. Como en otros muchos países, se han producido cambios económicos que han forzado alteraciones en el estilo de vida y con ellos problemas de salud pública. Jornadas laborales de sol a sol por sueldos de miseria. Mercado laboral esclavo que no deja tiempo ni ganas para comer saludablemente.

La publicidad es otra importante variable en el proceso de macdonalización de la dieta mexicana de la que os escribo. A pesar de estar expresamente prohibido por la ONU, ésta somete a los niños a 12.700 anuncios de comida basura anualmente. Sus mensajes, los mismos que podemos ver en España, pero mucho más agresivos. Consumiéndolos serán mejores, más altos (jajaja) y más fuertes, además de ofrecerles regalos. Resultado: más de 70% de niños tiene sobrepeso y el 37% es obeso.

Aquí un ejemplo. (No hay publicidad en el mundo más dañina que la de Coca-cola).

Y aquí su contrapublicidad. Algo es algo.

¿Qué soluciones se están dando? Pues pocas, pues no se atiende a la raíz del problema y se ha optado por una política de parches. El 31 de octubre de este año se aprobó una ley por la cual se subirán los impuestos a las bebidas refrescantes. Las exigencias de las organizaciones civiles y de la propia ONU para paliar el problema son las mismas desde hace años y van en dos direcciones: prohibir la publicidad dirigida a menores de refrescos y comida chatarra y elevar los impuestos a la industria. Pero las compañías del sector y su íntima amiga doble moral (apoyan programas nutricionales desarrollados por ONGs), han logrado esquivar las medidas comprometiéndose a la autorregulación y argumentando que el problema no son los refrescos o ciertas comidas sino los hábitos de nutrición. Qué cachondos.

¡¡¡VIVA EL MAL, VIVA EL CAPITAL!!!

Bonus track 1: en el link de más abajo (del cual he extraído algunas de las fotos que ilustran esta entrada) encontraréis información de lo más curiosa sobre el modus operandi de la marca de refrescos más importante del mundo en el estado de Chiapas desde los años setenta, uno de los lugares del país donde más problemas de desnutrición y obesidad existen. No dejéis de consultarlo, porque no tiene desperdicio. Un adelanto: en este lugar, la coca-cola es más accesible que el agua (a la que por cierto esta empresa tiene acceso a menor precio en una zona donde literalmente hay tortas entre comunidades por este recurso); se ha convertido en moneda de cambio, llegando incluso a  entregarse como prenda en las dotes de boda; o la marca ha tenido la deferencia de rotular carteles en el idioma indígena de estos pueblos: http://periodismohumano.com/sociedad/salud/la-coca-colizacion-de-mexico-la-chispa-de-la-obesidad.html

Bonus track 2: mientras escribo estas líneas mi mexican family acaba de pedirse una pizza del Domino’s con el refresco en oferta 2×1.

La familia que pastorea unida permanece unida

Estándar

Visita de mis progenitores, don Andrés y doña Emilia, doña Emilia y don Andrés. Una semana de pastoreo en familia, aunque nos faltaba el miembro de la mecha, como en París. Ahí van unos highlaises.

Xochimilco. Repetid conmigo: XO-CHI-MIL-CO. No CHO-CHI-MIL-CO, que os conozco. Una zona de más de 200 km de canales y chinampas (por eso el nombre del blog), al sureste del DF que desde luego merece la pena visitar. La orografía de la llamada Cuenca de México ha cambiado mucho a lo largo de los siglos. Los principales lagos que inundaban lo que hoy es la Ciudad de México han sido desecados y Xochimilco es una de las últimas áreas que conservan en cierta medida su forma originaria. Las culturas que habitaban este lugar antes de la llegada de los Hernán Cortés boy’s aprovecharon este tipo de geografía y utilizaron el sistema de chinampas como método de agricultura. ¿Y qué son las chinampas? Del náhuatl chinamitl, seto o cerca de cañas, son un método prehispánico de cultivo y expansión territorial que a través de una especie de balsas flotantes cubiertas con tierra, sirvieron para cultivar flores y verduras, así como para ampliar el territorio en la superficie de lagos y lagunas del Valle de México; haciendo a México-Tenochtitlan una ciudad flotante.

Antes todo el DF era lago

Antes todo el DF era lago

Actualmente en la delegación de los canales habitan casi medio millón de personas. En ella, sus vecinos se mueven en barquitos u otros sistemas acuáticos para desplazarse de unas zonas a otras, y vive fundamentalmente del cultivo de flores y plantas. Como bien nos avisó mi tía, Xochimilco quiere decir “tierra de flores”, y tanto.

Alquilamos una trainera y nos pasearon durante tres horas entre canales y chinampas, viendo pajarillos, helicópteros leopard en forma de libélulas, pescaillos, y uno de los cinco volcanes que rodean la Ciudad de México, que se dejó ver para nosotros, nevado y todo. Algo para nada usual pues las nubes y la polución lo suelen impedir. También pudimos contemplar a la gente trabajando sus trocitos de tierra. Tierra que nuestro remero nos informó que es ejidal. Es decir, repartida durante el proceso de reforma agraria iniciado con Cárdenas (ya te echábamos de menos, amigo) en 1934 y con la que no se puede especular. Pasa de padres a hijos. Nos dieron de comer estupendamente parando la trainera al pie de un restaurante. Vino una señora muy amable a cantarnos el menú y después de elegir nos puso nuestro mantelito y nuestros platos de comida. Tortas de maíz verdes con arrachera, queso y aguacate, (te arañas), mientras continuábamos la travesía.

Teotihuacán. “Ciudad de los dioses” en nahuatl. A unos 45 km al Noroeste del DF. Uno de los conjuntos arqueológicos más importantes de México junto con Chichén Itzá (Yucatán), Palenque (Chiapas) y Monte Albán (Oaxaca). Voy a  volver de México habiendo visto 3 de 4. No está mal. Alrededor de su historia y sus pobladores hay montado un follín curioso entre arqueólogos que no se ponen de acuerdo inventándose la historia del lugar. Así que aquí va un gráfico cronológico elaborado a partir de restos cerámicos de esos que tanto les gustan a los del gremio y que parecen decir “no tenemos ni zorra, pero para que te hagas una idea te endiño un gráfico bonico y listo”. Y si lo llegan a hacer con power point ya ni te cuento.

La verdad es que es un sitio apabullante. Apabullan sus dimensiones, apabulla el sol que cae a plomo, apabullan las pirámides, apabulla el silencio que se siente… y apabullan los vendedores apostados a uno y otro lado de la Calzada de los Muertos. Uno de ellos quiso que me llevara un recuerdo “para la Infanta Leonor, más barato que en El Corte Inglés” (sic). Al contestarle “a ésa ni agua”, soltó una carcajada y siguió regateando con otro visitante. Otro nos dio un masaje con piedra obsidiana y se cobró nuestra negativa a comprarle algo (ya no nos quedaba ni un peso) en especie: pasándome la piedrita por todos sitios, literalmente. Eso sí, me transmitió mazo energía positiva.

¿Subimos a las pirámides? Subimos. Hay dos enormes. La Pirámide del Sol, y la Pirámide de la Luna. Al terminar la escalada de la primera, iba yo pendiente de que no les diera un jamacuco a mis padres (craso error pues están en plena forma) y me dio a mí. En lo alto de semejante bicho arquitectónico, de 63 metros de alto y 225 por lado. Empiezo a pensar que mis mareos o éxtasis místicos son de lo más sincrético: el primero me dio después de donar sangre antes de una clase de arqueología con Andrés Adroher (guiño, guiño, codazo, codazo). El segundo, esperando a que mi prima saliera en procesión en la Semana Santa granadina. Y el tercero, en lo alto de la Pirámide del Sol. Por esta regla de tres, debería haber sufrido alguno en el Bernabéu, y el cuarto debe tocar en un matadero. Veremos. Lo guapo, guapo, es pensar, a la par que te sientas porque no te sostienen las piernas y se te nubla la vista, en cómo cojones te van a bajar de allí arriba y cuál es el 112 mexicano. Afortunadamente, unos cacahuetes japoneses después, todo volvió a su ser. Pero a la Pirámide de la Luna subió perri. Comimos en un restaurante con vistas a las pirámides, estupendamente, como de costumbre en este país.

Arriba te espero

Pirámide del Sol. Arriba te espero

Tepozlán. Pueblecito encantador en el estado de Morelos, a una hora escasa de México capital, en el corazón del Valle de Tepozlán y del parque nacional El Tepozteco. Es muy chiquito, apenas su centro histórico cuenta un par de calles, la plaza del mercado y un ex-convento dominico. Pero tiene lo más importante: un restaurante que te cagas. El Ciruelo. No hay nada como conocer a gente del lugar para que te recomiende los sitios a los que ir. Aunque lanzarse a la aventura y descubrir por ti misma restaurantes geniales y estupendos también tiene su gracia. No me cansaré nunca de decir lo amables y educados que son los mexicanos. Cuando les preguntas cualquier cosa te responden con eficacia. Algunos preguntan que de dónde vienes y te dan la bienvenida a su país. Suelen despedirse con un cálido “que estés bien” o “suerte”, sin conocerte absolutamente de nada. Me encanta.

Basílica de Guadalupe. Macro lugar de peregrinación para los mexicanos, tipo Santiago de Compostela o San Francisco Javier. La guadalupana es su patrona, y cuentan que se apareció cuatro veces a san Juan Diego Cuauhtlatoatzin en el cerro de Tepeyac. Debía ser corto de entendederas o durillo de oído el fulano. Es curioso, porque los fieles andan divididos entre los que creen que este señor existió y los que no. Entre aparicionistas y antiaparicionistas. Y como nuestro querido Santiago, la virgencita morena (porque es india), está presente en todos y cada uno de los acontecimientos importantes de México desde que asomaron por aquí los españoles cruz en ristre. Cuánta gloria. Ahora que lo pienso, si la Virgen de Guadalupe es de piel morena porque es india, ¿la Moreneta por qué es negra? Uyuyuy… fallo en Matrix.

En su favor diré que no hay que pagar un duro para entrar en ninguno de los complejos religiosos que conforman la zona de culto a la Virgen de Guadalupe o conjunto religioso del Tepeyac, cosa rara para alguien europea acostumbrada a aflojar la pasta para entrar en edificios religiosos. En su contra, lo de siempre. No hay sobre la faz de la tierra ideología o creencia más esclava (y que justifique más la “esclavitud”) que el cristianismo. Ver de rodillas a gente tan humilde, cruzando la plaza de punta a punta y encima pidiendo perdón es algo que nunca podré entender. Sí, les ayuda y les consuela. Pero debería ayudarles a emanciparse y rebelarse, no a promover la alienación y el conformismo. Aunque también es cierto que la Iglesia Católica latinoamericana es muy diferente a la europea en un sentido positivo. Ahí está la Teología de la Liberación, que no por casualidad surgió en este lado del Atlántico y sobre la que la Iglesia oficial ha argumentando que “sus orígenes marxistas no son compatibles con el Evangelio”. Sonora carcajada.

Entre lugar destacado y lugar destacado, visitamos Coyoacán y San Ángel, comimos en Los Danzantes, y la intrépida pareja Fuentes-Navarro se metió en Tepito (el típico sitio del que Jon Sistiaga te hace un documental demagógico y populista [http://www.youtube.com/watch?v=S1Uezp7kU40] y te dicen que no vayas ni borrach@), aunque venían avisados. También visitamos el Museo Mural Diego Rivera, esperando ver obras del marido de Frida Kahlo. Nuestra lengua, tan rica en matices, nos jugó una mala pasada. “Museo Mural Diego Rivera” no quiere decir que tenga obras “de Diego Rivera”. Ya lo sabemos para otra vez.

Presumiendo de padres

Presumiendo de padres

La última noche de hotel estaba pagada y mis padres no la iban a disfrutar, así que hice caso a mi madre y me quedé allí. Por la mañana desayuné bajo la atenta mirada de Porfirio Díaz al cual le puse caras e hice muecas, por supuesto; y un camarero me preguntó “¿está todo bien madame?”. Después me fui a la piscina a nadar, para que se me pasara la impresión y la risa.

Bonus track 1: síntomas de adaptación:

– Bajar a comprar agua con el pantalón del pijama puesto, como quien baja al chino de enfrente de casa en Granada a por vicio. Joder, acabo de caer en que también puedo bajar en pijama a por shawarmas, si no fuera porque no está entre mis tareas domésticas.

– Que la señora de la lavandería te reciba con una sonrisa y te llame por tu nombre. O le hacen gracia mis bragas o es muy amable.

– Ir al COLMEX en el pesero de la ruta 87 y desear con todas tus fuerzas ganar la carrera entre bólidos por el Camino del Pedregal. Fuck yeah.

Bonus track 2: consecuencias de que #miesposoculé sea cinturón negro de photoshop y tenga una imaginación desbordante. Mis palabras han sido las siguientes: “ponme una máscara de lucha mexicana en la foto que no quiero que se me vea la cara en el blog”. Y éste el resultado:

Zurriendo mierdas con un látigo mexican edition

Zurriendo mierdas con un látigo mexican edition

México ’68

Estándar

Os escribo hoy sobre un lugar del que tuve noticia de su existencia los primeros días de mi estancia en el DF y cuya historia me impactó profundamente: la Plaza de las Tres Culturas o Plaza de Tlatelolco. Supe de ella al revés, sin visitarla físicamente. Escuché la consigna “¡2 de octubre, no se olvida!”, charlé sobre el movimiento estudiantil #YoSoy132 y vi la película Rojo Amanecer en youtube. ¿Pero qué es lo que no se olvida el 2 de octubre? Ésta es la historia de este espacio, más o menos.

Primero, ¿a qué debe su nombre esta plaza? Los conjuntos arquitectónicos ubicados en su entorno provienen de tres etapas históricas diferentes:

– Cultura de Tenochtitlan (nombre de la capital mexicana azteca) representada por pirámides y restos prehispánicos construidos por el pueblo mexica que reciben el nombre de Tlatelolca. Al parecer en este lugar existía un importante mercado que abastecía de todo tipo de mercancías provenientes de Mesoamérica a los habitantes del Valle de México. Ésta es la etapa de la Primera Cultura.

– Cultura colonial. Representada por un convento y el templo católico de Santiago (también se dio un garbeo por aquí después de pasar por Murcia). Los conquistadores tenían la sana costumbre de construir sus iglesias sobre los templos prehispánicos, aprovechando las mismas piedras para su edificación. Ikea prehispánico. Ésta es la etapa de la Segunda Cultura.

– Cultura del México moderno. Representada por la Torre de Tlatelolco, actualmente sede del Centro Cultural Universitario y el Memorial del 68 de la UNAM, así como los edificios habitacionales conocidos como Conjunto Urbano Nonoalco Tlatelolco. Ésta es la etapa de la Tercera Cultura.

Imagen 7

Segundo, ¿qué conmemora el Memorial del 68? (de México ’68 una recuerda los Juegos Olímpicos y nada más). La conocida como “Matanza de la Plaza de las Tres Culturas” en la que murieron asesinados cientos de civiles indefensos.

Tercero ¿por qué? México en aquella época era un país pseudemocrático gobernado por el omnipotente Partido Revolucionario Institucional (PRI) que se decía representante de los principios de la Revolución de 1910 pero que en realidad se trataba un grupo político oligárqico enquistado en el poder y en las instituciones. (El primer presidente no priista de la historia de este país será Vicente Fox (2000-2006), ahí es nada). El país centroamericano había experimentado una etapa de crecimiento económico sostenido y cierto desarrollo social en la misma medida que el resto de países de su entorno, aunque a finales de los sesenta empezaba a notar los efectos de la recesión y se anunciaba la crisis económica de los años setenta. Vivió como el resto del mundo una fuerte agitación social durante los años 60 y especialmente en el año 68, al calor del famoso mayo francés y otros movimientos sociales relacionados. Pero cada país tiene sus particularidades y las de México son muchas.

Según he podido leer, lo que se conoce como el Movimiento Estudiantil de 1968 no nació ese año, ni surgió por generación espontánea. Sus demandas habían sido planteadas anteriormente por innumerables organizaciones políticas revolucionarias y por importantes grupos estudiantiles. Fue un movimiento social en el que los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Instituto Politécnico Nacional llevaron la voz cantante, pero en el que también participaron profesores, intelectuales, amas de casa, obreros y “profesionistas” de la capital mexicana. Con consignas como “Pueblo, abre los ojos”, “abajo la momiza”, “¡no queremos Olimpiada, queremos revolución”, los jóvenes de la época se oponían a la conservación del statu quo, a “la simulación de un México democrático” y al sistema de gobierno impuesto por el PRI.

A partir de julio de ese año, los estudiantes protagonizaron diversas manifestaciones y ocuparon numerosos espacios públicos de la ciudad, como la Plaza del Zócalo, siendo duramente reprimidos por la policía. El Partido Comunista Mexicano (que no fue legal hasta 1979), fue especialmente azotado por la represión estatal. Agentes de la Dirección Federal de Seguridad, con el apoyo de elementos del Servicio Secreto y de otras policías, ocuparon las oficinas del Comité Central del Partido Comunista y los talleres gráficos de La Voz de México (órgano del PCM) y se llevaron a las personas que se encontraban en sus instalaciones. En otros sitios se tomaron presos sin orden judicial.

Imagen 8

Durante el mes de agosto los estudiantes constituyeron el Consejo Nacional de Huelga y continuaron las protestas respaldadas por decenas de miles de ciudadanos, así como la represión indiscriminada de la fuerza policial y del ejército. La CIA había hecho acto de presencia difundiendo información falsa sobre los miembros del PCM. Ya la echábamos todos de menos en esta historia. No hay contemporaneista que no le coja cariño.

Ante esta situación, el 1 de septiembre, el entonces presidente Díaz Ordaz denunció durante su cuarto Informe de Gobierno la existencia de un supuesto complot para boicotear los Juegos Olímpicos que se realizarían por primera vez en México. Y hasta ahí podíamos llegar. La cita olímpica era una oportunidad única para que México se mostrase al mundo como un país desarrollado y capaz de organizar un evento de tales características. Nada nuevo bajo el sol.

El 2 de octubre de 1968 miles de personas se congregaron pacíficamente en la Plaza de Tlatelolco, vigilados por policía y ejército desde las azoteas de los edificios próximos y con ayuda de helicópteros. Sin embargo, en esta ocasión el Estado mexicano se guardaba un as en la manga: el Batallón Olimpia. Un nombre muy apropiado para las fechas que corrían, pues como decía México albergaría ese mismo año la XIX cita olímpica. Se trataba de un escuadrón militar creado para garantizar la paz y la seguridad durante los JJOO, pero se ve que los pluriemplearon. Se infiltraron de paisano entre la masa y actuaron como francotiradores, apostados en varios de los edificios que rodeaban la plaza. Portaban un pañuelo o guante blanco en la mano izquierda. (Que soy compañero, coño).

A las 17.55 se lanzaron dos bengalas que señalaron el inicio de la masacre. El objetivo era hacer creer que los responsables de que se abriera fuego habían sido los estudiantes (¿os suena?), así que los miembros del Batallón Olimpia dispararon indiscriminadamente a estudiantes, policías y militares. A lo que estos últimos respondieron disparando contra la multitud.

Muchos de los manifestantes que lograron escapar del tiroteo se escondieron en algunos departamentos de los edificios aledaños, pero esto no detuvo al ejército, que sin orden judicial, irrumpió en CADA UNO de los departamentos (unos 12.000), de TODOS los edificios de lo que conforma la Unidad Tlatelolco para capturar a los manifestantes que en muchos casos fueron asesinados. Varios testigos aseguran que durante este lapso, el Batallón Olimpia se hizo pasar por empleados de la luz y agua para poder buscar estudiantes fácilmente. Los detenidos (unos 3.000), fueron enviados a distintas cárceles de la ciudad de México.

Había que borrar las huellas de lo sucedido, por lo que se registró a los periodistas que estaban en el lugar y se les requisó su material fotográfico. Algunos fueron desvestidos, y otros, como Oriana Fallaci, heridos. También se encargó la limpieza del lugar al cuerpo de bomberos y al ejército, que se mantuvo en la plaza hasta el 9 de octubre.

Imagen 2

Y cuarto, ¿cuántos? Aún se desconoce la cifra exacta de los muertos y heridos. El gobierno mexicano manifestó en 1968 que fueron sólo 20 muertos (qué cachondos). Tres años más tarde, la escritora Elena Poniatowska, reciente Premio Cervantes 2013, en su libro La noche de Tlatelolco. Testimonios de Historia Oral, publicó la entrevista de una madre que buscó entre los cadáveres a su hijo y reveló que por lo menos había contado 65 cuerpos inertes en un solo lugar. Otro periodista inglés realizó investigaciones independientes entrevistando supervivientes y testigos en los hospitales y calculó que el saldo fue de 325. Años más tarde, en una segunda investigación, el número se rebajaría a 250. En general las estimaciones calculan el número de muertos en un rango que va de los 200 hasta los 1.500. Testigos afirman que hubo grúas recogiendo centenares de cadáveres para luego ser arrojados al mar o incinerados.

Durante los años 90 se formaron varios comités de investigación. En concreto, en 1993 se creó una Comisión de la Verdad en la que se determinó que hubo más de 300 muertos, 700 heridos y 5.000 detenidos; y se dispararon más de 15.000 balas. En octubre de 1997, (ojito, 29 años después), el congreso mexicano formó un comité para investigar la masacre de Tlatelolco. El comité tomó testimonio a varios testigos y activistas políticos involucrados, incluyendo al expresidente (1970-1976) de México Luis Echeverría Álvarez (quien en aquella época era Secretario de Gobernación). Echeverría admitió que los estudiantes estaban desarmados y también sugirió que la acción militar fue planificada anticipadamente para destruir o debilitar el movimiento estudiantil en México de 1968, que finalmente se disolvió en diciembre de ese mismo año. Estuvo bajo arresto domiciliario durante unos días acusado de genocidio, hasta que se decretó el sobreseimiento de la causa judicial abierta contra él.

10 días después fueron inaugurados los XIX Juegos Olímpicos. ¿Qué sabían de ello los deportistas? Algunos componentes del equipo nacional mexicano eran conscientes de lo ocurrido días anteriores, pero otros “no tenían ni idea” al estar concentrados en la competición. Un deportista italiano manifestó que

Si están matando estudiantes para que haya Olimpiada, mejor sería que ésta no se realizara, ya que ninguna Olimpiada, ni todas juntas, valen la vida de un estudiante.

Imagen 9

Así es como el Estado destruye siempre lo que considera una amenaza potencial, y en este caso, real. Con violencia. No hay más. Y contra esto no hay batucadas ni manitas al aire pintadas de blanco que valgan. Cada 2 de octubre se manifiestan para recordarlos y ciertamente aquello provocó que surgiera una permanente y más activa actitud crítica en el seno de la sociedad civil de este país.

Hoy día el debate sigue abierto sobre qué lección le dejó a México aquel movimiento de 1968. Elena Poniatowska lo relaciona con el 2012, cuando se disputaron los Juegos Olímpicos de Londres. El equipo mexicano consiguió algunos metales y un grupo de jóvenes de la Universidad Iberoamericana inició el movimiento #YoSoy132, saliendo a las calles con sus propias motivaciones tras la polémica visita del presidente Peña Nieto a sus instalaciones. En el acto protocolario se negó a dar explicaciones a los estudiantes que le preguntaron sobre los sucesos de San Salvador de Atenco en 2006 siendo él gobernador del Estado de México. Para rematarlo intentó escabullisre por la puerta de atrás. Ambas cuestiones prendieron la mecha de este importante movimiento ciudadano.

Imagen 10

Bonus track 1: La película Rojo Amanecer. Jorge Fons (1989).

Bonus track 2: Todo blog que se precie necesita su propio troll. Os presento al de chinampaizquierda. Se llama San Tanás. Es un personaje entrañable que aunque docto en la internes y en sus inescrutables caminos, piensa que puedo bloquearle el acceso a mi blog. No me digáis que no es tierno.

21 días protestando

21 días protestando

Miscelánea

Estándar

El que no pite no pasa

El jueves pasado tuve la feliz idea de ir al Ateneo en el metrobús que atraviesa Insurgentes. Normalmente he ido en metro, pero me apetecía innovar. Vivo al límite. Para las amantes del espacio vital propio como yo, subirse en este medio de transporte en hora punta es una tortura que debería estar reconocida por Amnistía Internacional o WWF Adena. Una hora de viaje hacia el norte de la ciudad, intimando forzosamente con la gente que te rodea y sin saber dónde cojones fijar la vista sin que resulte incómodo para nadie. Se escuchaba por el radiotransmisor que dos señoritas se habían liado a tortas en una de las paradas. Poco se dan para lo que tienen que pasar, desde luego. El tráfico estaba pesado, como dicen aquí, pero el conductor, más. Pita todo el rato. Pita cuando se cruza con el bus que va en dirección sur. Pita cuando se para en un semáforo. Pita cuando llega al transbordador. Pita cuando pita. Pita porque le sale del pito. Le debe proporcionar un suave masaje testicular cuando acciona el botón porque si no, no se explica. Bonita experiencia para no repetir en hora punta.

No tocar

No traspasar

El Buen Fin

Este fin de semana ha sido lo que los mexicanos llaman el Buen Fin. Como las imágenes que nos llegan de EEUU del Black Friday y con las que me entran unas irrefrenables ganas de empuñar un AK47 y protagonizar mi particular Call of Duty (reload!); pero versión chicana. Un fin de semana en el que hay que comprar sí o sí, porque tú no necesitas para nada la nevera que han movido estratégicamente de sitio en el Walmart, pero oye, está rebajada 200 pesos. Ya veremos cómo la pagamos. Luego resulta que llevan inflando los precios un mes, para que parezca que el Buen Fin lo peta. He ido hoy domingo a primera hora de la tarde, fundamentalmente a por kiwis porque mi tránsito no entiende de ideología (o sí, según se mire), y cómo no será la cosa que por megafonía pedían a los respectivos responsables departamentales, “favor de situarse en posición defensa”. Me ha recordado a Juan Antonio Orenga liándola pardísima este verano en el Eurobasket.

Imagen 7

Salvar a la princesa

¿Qué les pasa a los hombres del mundo que sienten la imperiosa necesidad de hacer carreras o competir con una mujer cuando hacen deporte? Me ha pasado toda la vida y siempre que he tenido oportunidad (y posibilidad) los he humillado vilmente, como el que no quiere la cosa. Pero una ya va teniendo una edad y estas cosillas lo que me producen es un partimiento de ojete considerable. El sábado en la alberca tuve dos competidores: uno en mi misma calle, y otro en la de al lado. Se pegaron la hora entera que estuve nadando esprintando, así que supongo que salvarían a la princesa como cuarenta veces aproximadamente. Lo que no sé es cómo salieron de la piscina o si salieron por su propio pie. Llamadme paranoica, pero mientras estiraba los notaba ligeramente acalambradillos. Estuve por darles un platanico pa recuperar. Animalicos.

¿Tienes réflex?

¿Tienes réflex?

En el backstage de Las Chicas de Oro

Ya os he comentado que el gimnasio al que voy está infestado de fresas[1] y que muchas mujeres van con maleta. Bueno, pues después de mucho pensarlo y de ver señoras con rulos y chándales dorados, he llegado a la conclusión de que el vestuario es el backstage de Las Chicas de Oro. Seguro que hay un menudeo de Tena Lady bastante curioso. Voy a ver si pillo un buen pellizco, que la edad no perdona. También he confirmado mis sospechas de que la estupidez humana es transnacional. Como en el caso de los tíos y su necesidad de demostrar (¿demostrar qué?), las tías aquí también se maquillan para salir a sudar, que es sucio y poco femenino. Mal grano les salga.

Camello común

Camello común

¿Y el Mandrid qué, otra vez campeón de Europa?

Tal es mi grado de hastío con el Mandril CF. y lo que le rodea, que confieso orgullosa que solamente he visto un partido: la indigna derrota contra el Paleti en un bareto patrocinado por cervezas El Indio. Tenía que pasar. Por si tuviera morriña, mis vecinos cantan enfervorecidos los goles de la “Tri” (tricolor) que da bastante risapena pero levanta pasiones. Han estado en un “Tris” (toma titular de prensa que les he dado gratis) de quedarse fuera del mundial, así que son casi tan patéticos como la Coja antes de que inventara el fúpbol. Deseando poder ver al Mandril de canastos, eso sí, que está jugando como si tuviera a Petrovic y Sabonis juntos percutiendo aros por toda Europa. Voy a probar otra vez a ver si ésta es la buena: Jesusito de mi vida eres niño como yo, llévate a Casillas al Barça, por favor, por favor, por favor (bis).

HisTRIonismo

HisTRIonismo

Hay que comer de todo

El otro día tenía tanta hambre que miré en el calendario si el día que regresamos a España toca shawarma. Es miércoles, pero me da igual. Si los católicos compraban indulgencias para comer carne en viernes, yo me como un shawarma un miércoles. La cabra tira pal monte. En mi ansia por probar absolutamente todas las frutas que tengo a mi alcance, tenía que pasar que alguna saliera asquerosita. Nada grave. Por otra parte, he descubierto la guayaba. Lo más cerca que había estado de probar una es en los zumos multifruta del LIDL que mi hermano se bebía sin mesura ninguna, así que conocerlas en persona ha sido un gran descubrimiento. Ayer me comí un pizza “Lumumba”, en las Yardas, una pizzería de mi barrio que está decorada con los rostros de insignes revolucionarios y las pizzas llevan sus nombres. Ho Chi Min, Flores Magón, Cienfuegos, Zapata, Villa, Che Guevara… Ah, y no es estrictamente una comida, pero me compré una crema de manos de cacao que hace que me huelan a bocata de nocilla y no me da hambre ni nada. Y también pasta de dientes que pica que rabia. Ya solamente falta que pique el líquido de las lentillas, que por cierto, cuesta un cojón.

Qué buena onda

Qué buena onda

El condominio de las sospechantes

No os he hablado del condominio en el que vivo. Es un vergel. Estoy segura que mis padres y el Comando Esqueje harían estragos. Lo habitan 20 tipos de pájaros, entre ellos colibríes, y está atestado de sospechantes (ardillas). Te miran así de soslayo, y la verdad es que dan ternura y canguelillo a partes iguales, vayan a estar aquejadas del Mal del Mono de Gibraltar, esto es, que sean unas hijas de puta con toda la cuerda dada. También hay muchos perretes y gatetes. He descubierto que el perro asmático se llama Johnny, y que le ponen una mantita de leopardo para perros. Entre la pinta y lo mal que respira parece Elvis. Me he estado fijando, y cuando los perros no quieren andar, tiras de la correa y se arrastran, ¿no os recuerda a cuando se mete una bolsa en la rueda del carro del Mercadona? Suena igual.

Imagen 11

Convivencia

Me congratula enormemente comprobar que mi champú es de uso comunitario en esta casa. Ellos juegan con ventaja, porque evidentemente no me voy a poner a mangarles la salsa Valentina que usan para el desayuno. Así que está decidido, voy a tener que esconder el champú en mi cuarto. Además, estoy curtida en esas lides (hola bro). La casa entera está enmoquetada, menos el baño, (son adictos al picante pero no británicos). Pero claro, les habrá dado cosica dejar el baño desguarrecido y sin moqueta, y han recubierto la tapa del wáter y su depósito de agua de borreguito. ¡¡¡Qué blandito!!! Cuando ponen la lavadora es como si escucharas en la lejanía “el próximo cercanías con parada en Recoletos, Atocha, Asamblea de Madrid-Entrevías, El Pozo, Vallekas, Santa Eugenia, Vicálvaro, Coslada, San Fernando de Henares, Torrejón de Ardoz, Alcalá de Henares, va hacer su entrada en el andén 3 de Nuevos Ministerios. Alontanarse de la linea gialla. Mind the gap. Estación en curva” todo junto. Los electrodomésticos traídos de España tienen demasiada potencia para esta conexión eléctrica, por lo que secarse el pelo o utilizar la silkepil es un acto de heroicidad extrema ya que funcionan a pedos.

Después de depilarme

Después de depilarme

Ellos también leen

En este país se lee mucho. Al provenir de un sitio en el que, por decirlo suave, digamos que generalmente se lee menos, pues cualquier escena que presencias y en la que está implicado un libro, te choca sobremanera. Muchas mujeres aprovechan los interminables trayectos en el transporte público para maquillarse. También lo hacen en los peseros, aún a riesgo de quedarse tuertas, aunque así desde luego tendrían menos que pintar. El otro día iba una chica pintorrajeándose en el metro y cuando terminó sacó del bolso un libro de Saramago. Inevitable pensar en esto:

Ellos también leen

Ellos también leen: Teo defrauda a Hacienda

Chuzos de punta

Tampoco os he hecho ningún comentario con respecto al clima. Es suavico, parece ser que he venido en la mejor época. En primavera hace un calor que te mueres y en verano llueve a todas horas. Sin embargo, estar en otoño no me ha librado de estar en la calle mientras caía el diluvio universal y Noé sacaba ya el arca de la cochera. Hace unas semanas fuimos a un mercado de artesanías en el que me lo compraría todo todo y todo hasta yo, y empezó a llover como si no hubiera mañana. El sistema de drenaje y alcantarillado de las calles es bastante deficiente, por lo que si llega un momento en el que hay que cruzar un charco o Lago Ness, hay que cruzarlo con monstruo y todo y punto, porque no hay escapatoria. Y eso, amigüit@s, es lo que tuve que hacer: meter el pinrel en un charco de agua negra inmunda. No me lo corté después porque me iba a hacer falta, pero tentada estuve. O por lo menos pegarle fuego para desinfectar.

Esto se avisa, Minerva

Esto se avisa, Minerva

Buzón de quejas y sugerencias

Alguno por ahí me ha sugerido que escriba un post sobre el Narco. Se ve que no tiene suficiente con lo que lee en Forocoches. Todo a su debido tiempo, querido. Mientras tanto, voy a habilitar un buzón de quejas y sugerencias.


[1] Una buena definición del concepto “fresa” en: http://faunamongola.blogspot.mx/2009/10/fresas.html

Algunos “lugares de la memoria” democrática de España en México

Estándar

Ya dije hace unos días que llevar una diferencia horaria de siete horas con respecto a España me permite leer las noticias como si estuvieran recién salidas del horno, o sin poder esquivarlas, igual que la mierda que pisas y que todo el mundo ha advertido de su presencia en la calzada menos tú. Según se mire. Lo del Prestige, como titulaba acertadamente uno de los editoriales de eldiario.es, es simplemente “outra máis” (http://www.eldiario.es/zonacritica/Outra-Mais_6_196390374.html). Otra de tantas barrabasadas en un país cuyos problemas actuales tienen mucho que ver con nuestra prácticamente inexistente cultura política democrática. Sin irse muy lejos, en los siguientes comicios electorales municipales después del desastre, el PP volvió a arrasar en Galicia. #Miesposoculé y yo estuvimos a punto de ir a echar una mano quitando mierda. Llegaron a llamarnos, pero acabábamos de empezar la carrera y nos enfrentábamos al primer periodo de exámenes con más miedo que vergüenza. Me puedo imaginar la cara de gilipollas que se le quedaría a los miles de voluntarios que se montaron en un autobús a ayudar con lo puesto.

Imagen 24

No creo que podamos llevarnos las manos a la cabeza por la sentencia del caso del buque petrolero de Liberia con bandera de Bahamas (!). O por lo menos en la misma medida que no lo hemos hecho con el caso de MetroValencia hasta que vino El Follonero a interpretarnos la realidad, con el Madrid Arena, con el Yakolev 42; y con tantos y tantos otros casos en los que la impunidad campa por sus respetos (¿lo he dicho bien, mamá?). Ego te absolbo y pelillos (hilillosh) a la mar, como por otra parte no podía ser de otra forma en un país de meapilas que expulsó a moros y a marranos, evangelizó a los salvajes, impulsó la Inquisición y la Contrarreforma, y que fue la reserva espiritual de occidente (sic). Hola Señor Arzobispo de Granada, ¿qué hay de mi apostasía? Enhorabuena por el libro que acaban de publicar.

[Sí, Javi, sí. Existen muy honrosas excepciones y gente que se partió la cara por la democracia y que lo sigue haciendo, pero no son los que deciden ni los que mandan y sabes tan bien como yo que muchas de las carencias que tiene nuestro sistema político se deben al poder omnímodo que la Iglesia ha tenido y tiene en España].

Así que la sentencia del caso Prestige es solamente una muestra más de las deficiencias rampantes de nuestra “democracia” y de la escasa tradición democrática de nuestras instituciones. De todas, empezando por la monarquía, siguiendo por la judicatura, la universidad o las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. No se salva ni una. Como tampoco nos salvamos nosotros como “ciudadanos”.

La memoria democrática de España no hay que rastrearla en el proceso político que denominaron colectivamente Modélica Transición Española® dándose palmaditas en la espalda y chupándose las pollas los unos a los otros con fruición. Hunde sus raíces en la experiencia democrática de la II República y en todas aquellas luchas que se llevaron a cabo por la gente corriente contra la dictadura franquista durante los largos 40 años que ésta duró (formalmente). Y de eso, México tiene mucho que contar.

Gracias a la iniciativa del presidente Cárdenas (una vez más protagonista en el blog), este país acogió con los brazos abiertos a muchos refugiados y exiliados políticos españoles que salieron huyendo de España durante la guerra civil en busca de un futuro mejor (o por lo menos más esperanzador). Yo no soy especialista en “Exilios”. Lo que sé sobre el tema lo estudié en la carrera y corrigiendo artículos para la revista, y seguramente los amigos que se dedican a la materia tengan muchas observaciones que hacerme. Sin embargo, a cualquiera que tenga inquietudes políticas y que se haya interesado por la historia reciente de España desde un punto de vista no ya de izquierdas, sino simplemente riguroso y ajeno a manipulaciones caesarvidalescas o piomoantanas, le debe llamar poderosamente la atención la cantidad de “lugares de la memoria” democrática que se desperdigan por la capital mexicana construidos por los españoles republicanos que llegaron a este lugar a partir de finales de los años treinta del pasado siglo.

El Café Villarías es un buen ejemplo de ello. Como bien explican en su página web (http://cafevillarias.com/index.php/historia),

[…] es algo más que un expendio de café; se trata de un espacio que refleja en todas sus paredes y esquinas la historia de aquellos hombres que fueron obligados a buscar nuevos horizontes, mismos en los que el tormento de la Guerra Civil permaneció presente y definió, completamente, la vida de esos a los que llamaron rojos.

Si bien lo anterior puede parecer, a simple vista, una aseveración un tanto exagerada, la verdad es que el Café no sólo manifiesta las peripecias de una familia exiliada a su llegada a México, sino que también es muestra de la lucha que esos refugiados mantuvieron una vez que su estancia en la tierra de acogida se hizo permanente.

La familia Villarías (Leoncio y Juliana y sus tres hijos, Leoncio, Juan y Julián), oriunda de Santoña, llegó a México tras huir primero de España durante la guerra civil y después de Francia durante la invasión nazi. Pronto, tanto como en 1942, establecieron el negocio que hoy en día sigue en pie. Tras la muerte de Leoncio padre en 1949, fueron los hijos quienes se hicieron cargo del establecimiento y sobre todo Leoncio hijo quien destacó por su actividad política filorepublicana, muy vinculada al Centro Republicano Español de México (CREM):

Pese a que los tres hermanos compartían la misma ideología, fue Leoncio el que destacó por su participación en diversos actos políticos y culturales organizados por diversas instituciones del exilio, como fue el caso del Centro Republicano Español de México (CREM). Esta asociación, creada en 1939, se distinguió por conformar un discurso que abogaba por lo que nunca antes se había tomado en cuenta en el marco del grupo refugiado en México, es decir, la necesidad de amalgamar las diferentes tendencias políticas de izquierda como única manera de estructurar un mecanismo que permitiera derrocar a la dictadura franquista. El Centro, además de ser un ejemplo de las organizaciones políticas creadas desde el exilio, realizó incansables y numerosos homenajes tanto al país que acogió a los refugiados, como al hombre que apoyó desde el primer momento al gobierno de la Segunda República, Lázaro Cárdenas.

En 1966 el Centro abandonó su sede ubicada en la calle de Venustiano Carranza para establecerse en el que sería su último espacio formal, localizado en la calle de López nº 60, es decir, en la misma cuadra que el Café Villarías. En el mismo año en que ocurrió esto, Leoncio se hizo miembro de la asociación y un año más tarde, en junio de 1967, formó parte por primera vez de la Mesa Directiva bajo la presidencia de Jacinto Segovia.

Debido a la proximidad entre el Café Villarías y el CREM, y el papel que Leoncio desempeñaba en el mismo, el Café pasó a convertirse, informalmente, en el Consulado de la República Española. Años más tarde, Leoncio se convirtió en presidente del CREM y en una entrevista enfatizó que:

“Por aquí han pasado muchos, pero muchos refugiados, porque, claro, aparte de ser expendio de café, llevamos también los asuntos del Centro Republicano, y la gente nos conoce mucho, en cualquier parte. Inclusive en España. Este ha sido siempre un centro de reunión, ahora menos, desgraciadamente,  porque muchos han desaparecido.” 

El negocio está lleno de recuerdos vinculados a esa memoria e identidad colectiva que levantaron en México los republicanos exiliados y los dependientes visten unas bonitas camisas con la bandera y el escudo republicanos que llevan con orgullo.

El Ateneo Español de México (http://www.ateneoesmex.com/) se creó con la intención de aglutinar los diversos centros culturales y las actividades de toda índole que pronto comenzaron a impulsar y desarrollar los, en palabras del filósofo José Gaos, transterrados españoles.

[…] Los diversos centros culturales creados desde el principio del exilio -escuelas, editoriales, asociaciones científicas y deportivas- realizaban sus actividades en forma un tanto desordenada y sin un propósito común que las aglutinase. Así, poco a poco comenzó a madurar la idea de una agrupación en la que todos tuviesen cabida -independientemente de sus posiciones políticas- y que fomentase la expresión de las ideas y los avances que se advirtiesen en beneficio de la humanidad. De esta manera, con beneplácito de todos los exiliados, nació, a semejanza de su antecesor peninsular, el Ateneo Español de Mexico.

[…] El pequeño foro fue muy activo. Acudieron a él lo mas distinguido de las letras, el arte, la música, la ciencia y el pensamiento contemporáneo. Mexicanos, españoles, centro y sudamericanos, amén de no pocos extranjeros, pronto convirtieron al Ateneo en su casa. Todo hombre que simpatizase con la obra y las ideas del centro cultural era bienvenido. El beneficio era multifacético; por un lado el que participaba de las actividades se enriquecía con el contacto humano; por otro, la sociedad se enriquecía con los modestos aunque tenaces aportes del grupo; la difusión que se lograba, en tercer lugar, permitía a quienes se preocupaban mantenerse al día y enriquecer una cultura hispanoamericana dispersa, incomunicada, que estaba, sin embargo, en pleno proceso creativo. Así, en el Ateneo tuvieron origen muchos proyectos culturales y de investigación, resultado de un diálogo fructífero y sano que, en alguna medida, beneficia a la humanidad. Su biblioteca fue creciendo y a ella acudían tanto los niños de las escuelas cercanas como los estudiantes e investigadores. Muchos de los actos que se realizaron pasaron por la imprenta y quedaron para el beneficio de las nuevas generaciones en forma de modestos pero útiles folletos. Se organizaron concursos de literatura, de ajedrez, actividades infantiles y juveniles, visitas guiadas a lugares importantes del país, forjándose poco a poco una dinámica muy especial que se ganaba el respeto de propios y extraños.

En la actualidad, a pesar de los muchos problemas internos y externos con los que tiene que lidiar, continúa funcionando como centro asociado a la UNED en un estupendo edificio de los años veinte del pasado siglo, sito en el nº 6 de la calle Hamburgo del DF. Dispone de una bonita biblioteca y de fondos documentales y bibliográficos indispensables para cualquier investigador del exilio español en México.

Su actual presidenta, Carmen Tagüeña, es hija de Manuel Tagüeña Lacorte, destacado coronel republicano (físico de profesión) que combatió al bando rebelde en la guerra civil. Nació en la URSS y pasó parte de su infancia en la Yugoslavia de Tito y en Checoslovaquia antes de llegar a México en 1955. Conocerla es un honor, y escucharla, un descojono. En una cena que compartimos con ella nos contó que su padre, (quien llegó a ser Jefe del Estado Mayor soviético en la división Vladimir durante la II Guerra Mundial) contaba chistes de Stalin en la intimidad. Y que su madre, ya anciana, decidió disfrazarse de baloncestista en una fiesta de disfraces “porque era lo que ella quería haber hecho en la vida y Franco se la quebró”.

Tanto el Café Villarías como el Ateneo son solamente dos ejemplos de la importante huella dejada por aquell@s que llegaron a México a empezar de nuevo obligados por las circunstancias. Y también de la enorme hospitalidad con la que fueron recibidos y la generosidad con la que fueron tratados. En la ciudad existen innumerables vestigios de ello. Calles, plazas, monumentos, placas conmemorativas… y es que la experiencia democrática de la II República es reconocida por parte de instituciones casi exclusivamente extranjeras. Francia homenajea a nuestros viejitos, excombatientes que liberaron París en la II Guerra Mundial, mientras que en España el partido que hoy gobierna se dedica a homenajear a los integrantes de la División Azul y se destruyen monumentos en memoria de las Brigadas Internacionales. El PSOE (supuestamente socialista) mira para otro lado cuando está en el poder y cuando está en la oposición dice que hay que exhumar a Franco y sacarlo del Valle de los Caídos. Y reclamar el derecho a enterrar dignamente a tus muertos es “levantar ampollas”. ¿Os imagináis que cuatro niñatos energúmenos entrasen en el memorial estadounidense de Normandía y destrozasen cualquier monumento? ¿O que condecoran a un nazi en Alemania? Joder, es que es de juzgado de guardia.

Todo está relacionado. De aquellos polvos, estos lodos. Sufrimos las consecuencias de que en España ganasen la guerra (con la connivencia de las demás potencias mundiales), justamente aquellos contra los que la mayoría luchaba entre 1939 y 1945; de que realmente no hayamos dejado atrás ni renegado de ese pasado antidemocrático y fascista; y por encima de todo, de que como país no hayamos sabido rescatar y situar en el lugar que merece la experiencia republicana de los años treinta.

El verdadero México

Estándar

Viaje a la ciudad de Oaxaca de Juárez. Primera salida del DF a conocer por fin “el verdadero México”. Llegamos prontito a la estación y agarramos el primer camión que había disponible. Siete horas y media por delante. En el bus un variopinto grupo de italianos e italianas sería el encargado de amenizar altruistamente el trayecto entre el alboroto infame que montaron y la fantástica y edificante idea de cantarle al niño que iba con ellos Lady Gaga.

Un poquito de geografía

Un poquito de geografía

Bonito eslogan

Bonito eslogan

La ciudad de México es un oasis de “prosperidad”, algo que no compruebas hasta que no sales de ella. Aunque es absolutamente cierto que depende de la delegación de la ciudad por la que te muevas percibes de una manera u otra la pobreza, no lo es menos que la miseria realmente está en todos lados. La noche en la que salíamos del concierto de Paco de Lucía atravesamos con el coche la Avenida Paseo de la Reforma, una de las mejores zonas de la capital. Iba ensimismada mirando las luces de los edificios, el carril bici y las bicicletas aparcadas en los aparcabicis, hasta que en un semáforo un grupo de niños vestidos de payaso nos pidió unas monedas. Eran casi las 11 de la noche.

Como iba diciendo, salir de esta ciudad y ver a través de los cristales durante casi una hora un mar de casas hechas con bloques de hormigón y tejados de uralita que trepa sin fin por las montañas del valle del DF te sitúa de golpe en el sitio en el que estás. Tomé muchas fotos desde el autobús que evidentemente no tienen la mejor calidad, pero dan buena cuenta de a lo que me refiero. Es curiosa la cantidad de banderas de México que se ven en los tejados (ah, el nacionalismo, glorioso invento) y también el gran número de capillas improvisadas (ah, la religión…) con cualquier tipo de material y de colores muy vivos. También son geniales los carteles de propaganda electoral rotulados a mano en los muros que se usan a modo de límite entre una propiedad y otra, y los carteles disuasorios para ladrones: “Como te subas al tejado te linchamos”. [Pinchar para ampliar]

Las carreteras son muy decentes, he conocido carreteras andaluzas peores que las que hemos transitado estos días. Y te topas en ellas con una cantidad de imágenes increíbles. Desde una ristra de ositos de peluche tendidos al sol en una terraza (lástima, se me escapó la foto); hasta una familia vendiendo camioncitos de juguete en mitad de la nada; o una caravana de furgonetas del ejército con una metralleta aclopada en lo alto (¿Koffler, cómo pollas se llama eso?) y un tipo sujetándola que te hace pensar que como pille un bache o estornude lía una balacera del demonio. [Pinchar para ampliar]

Ahora, la cantidad de peajes que hay que atravesar serían la envidia de Artur Mas. Sé de alguna que sentiría una tremenda nostalgia al sacar la cartera cada dos por tres ante la barrera de paso. Claro que no es lo mismo pagar 30-35 pesos, que 6-7 euros por cada pit stop. Matices.

¿Cataluña, eres tú?

¿Cataluña, eres tú?

Después de cinco horas de viaje sin haber comido y habiendo desayunado tan temprano tenía un hambre que me daba calambre. El autobusero no tenía intención de parar, pero en Nochixtlan tuvo que dejar unos cuantos pasajeros y pudo subir una señora a la que le compramos una torta de milanesa con frijoles que me supo a gloria. Traía chile sorpresa y mi estómago ni rechistó.

Llegamos a nuestro destino sobre las 5 de la tarde, taxi y al Hotel Trébol en la calle Hermanos Flores Magón, anarquistas míticos precursores de la Revolución Mexicana y oriundos del lugar (http://es.wikipedia.org/wiki/Hermanos_Flores_Mag%C3%B3n). Dejamos las maletas y salimos a dar un paseo, es decir, a hacer tiempo para cenar.

Dos de los Flores Magón brothers

Dos de los Flores Magón brothers

Oaxaca es una ciudad de casitas bajas y de colores, muy pintoresca. Además, algunos edificios y calles tienen la particularidad de estar hechos con piedra verde extraída de una cantera cercana. Visitamos la feria del libro que había sido inaugurada por Quino días antes y estaba llenita de Mafaldas; y el Convento de Santo Domingo. Fue el primer centro de poder religioso en la zona tras la conquista de Huaxyacac (Oaxaca en náhualt) en 1521 y cuenta con verdaderas joyas, como una cruz de Caravaca con un cristo con una foto-tuenti en vez de una escultura. La explicación es sencilla. No querían asustar a los indios y hacerles entender que los iban a sacrificar mostrándoles un tío macilento crucificado. Todo miramientos y sutileza la de los religiosos españoles para con los indios desvalidos. También alberga una biblioteca espectacular en la que se guardan unos cuantos incunables y un registro estupendo de compra venta de esclavos africanos. Debía ser temporada alta para la adquisición de negritos, porque salían caros de cojones y el 2×1 entonces no se estilaba. Eso es algo que inventamos también nosotros con los procesos de independencia de las colonias. Por dos territorios emancipados te regalamos el tercero. O por el precio de Cuba llévese también Filipinas. [Pinchar para ampliar]

Cuando salimos ya era de noche pero nos dio vergüenza irnos a cenar a las 7 de la tarde, así que nos fuimos a tomarnos unas cervezas a un barecillo. Por fin probé la famosa bebida “Paloma”. Tequila con toronja. Dos concretamente, acompañados de botanita (chetos y nachos con picante, queso y chile). Mi estómago, muy agradecido.

Pal centro y pa dentro

Pal centro y pa dentro

Por fin dieron las 7.30 y salimos directamente hacia el Asador Vasco como nos habían recomendado. En la pared, dos cestapuntas ornamentales, un escudo de Euskal Herria y dos fotos de dos tíos con una inconfundible cara de Patxi. La gracia de estos sitios es que la comida es mayoritariamente mexicana, osea, que lo que tiene de vasco es el atrezzo. Probé los chapulines (saltamontes fritos) con guacamole y me pedí una carne asada a la oaxaqueña: res, queso Oaxaca, mole negro y cebolla. Mi estómago, tan campante.

Chapulín

Chapulín

Gora Euskadi Askatuta

Gora Euskadi Askatuta

El café con sacarina

El café con sacarina, por favor

Todos queremos más, todos queremos más… como en el “pobre de mí” sanferminero. Terracita en la plaza del pueblo con una piña colada. Olé mi estómago qué campeón.

Dos de la madrugada. En la cama, hecha un cuatro por el dolor y escuchando a mis dos roommates invocar al diablo con sus ronquidos. Os juro que si se hubiera presentado me habría ido con él con tal de que me quitase el dolor de tripa. No voy a entrar en detalles escabrosos (solamente diré que al final la caja de Fortasec sigue intacta), pero creo que redefiní el concepto de noche toledana. A partir de ahora, para mí, es noche oaxaqueña. Mi estómago, deficiente total.

Yo corriendo al baño

Yo corriendo al baño

A la mañana siguiente me tomé un par de yogures naturales y salimos a dar un paseo, atravesando por el mercado. La primera señora que me dijo “¿quieres chapulines, güerita?” me provocó tal repelús que traté de salir de allí corriendo con tan mala suerte que di a parar con mis huesos a la zona de carnicería. Acababan de traer una remesa estupenda de lenguas de bicho. Faltando a mi credo (no hay más dios que el sol y el cerdo es su profeta…) no quería más que huir. [Pinchar para ampliar]

Como fui capaz de retener los yogures conmigo como una persona mayor, nos fuimos de excursión a Monte Albán, yacimiento zapoteca. No pudimos ir en mejor momento: el contraste de las nubes y el azul del cielo con el verde del césped y la majestuosidad de los templos funerarios nos dejaron anonadados (léase con voz de Martes y 13). Además, no había esa cosa tan molesta llamada gente, lo cual se agradece siempre. Las escaleras para subir a lo alto están pensadas para encaramar a alguien para sacrificarlo, sí señor. Después de trepar al cuarto templo con escalones de medio metro cada uno caí en la cuenta de por qué me gusta tanto nadar: PORQUE NO HAY QUE SUBIR CUESTAS. [Pinchar para ampliar]

En este yacimiento son especialmente famosos unos grabados hechos en la piedra conocidos con el nombre de “Los Danzantes”, como también es famoso el restaurante con el mismo nombre en la ciudad (http://losdanzantes.com/category/oaxaca/), donde comimos a las 5 de la tarde. Un vistazo a la carta habla por sí solo, tampoco quiero hacer sangre de vuestra envidia. Mi estómago, pelillos a la mar.

Los Danzantes

Los Danzantes zapotecos

Los Danzantes zampabollos

Los Danzantes zampabollos

Llegamos a las 7 al hotel y ahí terminó el día para mí. De 7 a 12 de la noche calentando con siesta, a las 12 me puse el pijama y leí un poco para disimular, y a las 12.30 ya estaba otra vez sopa. Hasta el día siguiente.

Sábado, día completo de excursión: el árbol del tule (el más ancho del mundo con 42 metros de circunferencia); visita a telares artesanales; fábrica y degustación de tropecientos tipos de mezcal con el estómago vacío; yacimiento de Mitla, también zapoteco; y lo que más me gustó, una zona natural conocida con el nombre de “Hierve el agua”. [Pinchar para ampliar]

Hierve el agua es un sistema de cascadas petrificadas formadas por carbonato de calcio en la población de San Isidro Roaguía, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Oaxaca. Precisamente eso fue lo que más me gustó, tener que subir a la sierra y atravesar zonas rurales de México dejadas de la mano de dios. Ver el maíz secando en los tejados de uralita, las tiendas de “Miscelánea”, las canastas en las escuelas rurales, los niños llenos de churretes, las mujeres cargando con cestos de mimbre en la cabeza… Y todo ello enmarcado en un paisaje que quita la respiración. Cuando llegamos llovía, pero eso no impidió que cuatro domingueros se bañaran, gritaran porque hacía frío y me jodieran las fotos. [¿Os he dicho ya que hay que pinchar para ampliar?]

Ya de vuelta en la ciudad me tomé la primera tónica a palo seco de mi vida que yo recuerde (mi estómago, rencoroso). Y otra vez el hostión de realidad: de noche, en el bar había un pequeñajo dando cabezadas con su expositor lleno de chicles, dulces, tabaco, para vender; y en la calle decenas de niños que no contarían ni 10 años vendiendo y pidiendo sin más. Si conseguían unos pesos, se santiguaban rápidamente, dando gracias, y besaban la moneda. El fervor religioso es brutal. Ya había visto a una señora mayor de rasgos indígenas entrar en una iglesia jesuita, cargada de cestos hechos por ella misma para vender, postrarse literalmente en el suelo a duras penas. Pero es algo que no dejará de sorprenderme.

Domingo, regresamos al DF. Otras siete horas de viaje. Antes de salir ha entrado un tipo con una cámara de vídeos de primera a grabarnos las caritas. Por nuestro bien, claro. Ya de camino, íbamos viendo Skyfall cuando de repente nos ha parado el ejército y nos han hecho bajar y abrir las maletas ante la atenta mirada de cuatro militares fusil en mano. Por supuesto, mi maleta estaba hecha de una manera muy lamentable y se me han salido los trastos cayendo al suelo sin mayores consecuencias. Nos han pedido disculpas y hemos vuelto a subir al autobús. El verdadero México.

PEMEX no se vende, se defiende

Estándar

El otro día iba yo montada (y sentada) en un pesero camino del COLMEX, cuando en un semáforo se subió un chavo de unos veintipocos años cargado con una mochila y un puñado de libros para vender. Llevaba colgada una acreditación de la Facultad de Periodismo de la UNAM. En lo que duró el resto del trayecto hacia mi destino nos explicó a todos los pasajeros, incluido el cristo del retrovisor, en qué consiste realmente la capciosamente llamada “Reforma Energética”, es decir, la privatización de PEMEX (Petróleos Mexicanos) y qué conlleva para los ciudadanos de a pie. El libro que vendía costaba 45 pesos (unos 3,5 euros) y estaba escrito por diferentes expertos, conteniendo información desglosada al respecto. Cuando terminó su intervención nos recomendó el visionado del documental La ignorancia de los universitarios en México.

Me imagino a un chaval entrando en el metro o el autobús en cualquier lugar de España, chocando con personas mayores (de pie porque por supuesto no les cedería el asiento ni perri) y tratando de explicar a los pasajeros por qué no debe privatizarse la sanidad pública. Definitivamente le correrían a collejas y encima lo grabarían para subirlo a Youtube con el título “Palison x henterao. Darle ha Me gusta”.

La verdad es que había visto ya varios carteles colgados en los balcones de mi condominio, me había topado con gente pidiendo firmas en contra de la privatización, había leído algunas cosas en periódicos locales (especialmente en La Jornada, que es el que supuestamente es de izquierda), y también había escuchado la consigna “Pemex no se vende, se defiende” en el concierto de Quilapayún. Por eso, decidí informarme un poco para poder tener una opinión propia al respecto. [Pinchar para ampliar so floj@s]

Fue el presidente Lázaro Cárdenas quien durante su mandato presidencial entre 1934-1940, (concretamente en 1938), decidió nacionalizar el petróleo mexicano íntegramente hasta entonces en manos extranjeras (cómo no). Maldito comunista subversivo.

[…] Las compañías petroleras han gozado durante muchos años, los más de su existencia, de grandes privilegios para su desarrollo y expansión; de franquicias aduanales; de exenciones fiscales y de prerrogativas innumerables, y cuyos factores de privilegio, unidos a la prodigiosa potencialidad de los mantos petrolíferos que la nación les concesionó, muchas veces contra su voluntad y contra el derecho público, significan casi la totalidad del verdadero capital de que se habla.
Planteada así la única solución que tiene este problema, pido a la nación entera un respaldo moral y material suficiente para llevar a cabo una resolución tan justificada, tan trascendente y tan indispensable.
Y como pudiera ser que los intereses que se debaten en forma acalorada en el ambiente internacional, pudieran tener de este acto de exclusiva soberanía y dignidad nacional que consumamos, una desviación de materia primas, primordiales para la lucha en que están empeñadas las más poderosas naciones, queremos decir que nuestra explotación petrolífera no se apartará un sólo ápice de la solidaridad moral que nuestro país mantiene con las naciones de tendencia democrática y a quienes deseamos asegurar que la expropiación decretada sólo se dirige a eliminar obstáculos de grupos que no sienten la necesidad evolucionista de los pueblos, ni les dolería ser ellos mismos quienes entregaran el petróleo mexicano al mejor postor, sin tomar en cuenta las consecuencias que tienen que reportar las masas populares y las naciones en conflicto.

 Fracciones del texto leído por el Presidente de la República, General Lázaro Cárdenas, en Palacio Nacional el 18 de marzo de 1938, decretando la Nacionalización de la Industria Petrolera en México

Según lo que he podido leer, actualmente, los ingresos de PEMEX representan el 50% del presupuesto federal. Además, el 60% del gasto social en México proviene del petróleo, que subsidia el costo de servicios básicos como la luz, el gas, el agua, la educación, o la sanidad. Si se borra de un plumazo semejante fuente de ingresos públicos, ¿qué hacer para solucionarlo? El gobierno de Enrique Peña Nieto pretende solucionar el desfase presupuestal que la privatización del petróleo causaría en las cuentas del Estado mexicano (¡oh sorpresa!), subiendo los impuestos directos e indirectos. Sobre la renta y sobre el consumo. O sea, que no hace falta ser un lince para darse cuenta de lo que acarreará para la enorme mayoría de la población mexicana la estafa de la privatización de su recurso más preciado: un empobrecimiento (más aún) generalizado. Ya en los 90 se privatizó TELMEX (Teléfonos de México). Resultado: Carlos Slim se convirtió en el hombre más rico del mundo. Y si miramos a España tenemos recientes los casos de Endesa, Gas Natural o Tabacalera, solamente por citar algunos, con las consecuencias que tod@s conocemos. (Hola Felipe, hola Josemari).

[Aquí algunos datos y opiniones variadas al respecto:

http://www.losangelespress.org/un-dato-escalofriante-de-la-privatizacion-de-pemex/

http://www.jornada.unam.mx/2008/04/20/sem-sur.html

http://radioamlo.org/noticias-destacadas/el-petroleo-es-de-mexico-no-de-pena-amlo/

http://www.proceso.com.mx/?p=350720

http://www.el-mexicano.com.mx/informacion/noticias/1/57/economia-y-finanzas/2013/08/13/689240/plantea-reforma-energetica-modificar-articulo-27-constitucional

http://www.sepi.es/default.aspx?cmd=0001&IdContainer=50]

Privatización=eficiencia

Saben aquell que diu privatización=eficiencia?

Siempre me ha llamado mucho la atención la historia de América Latina (y por qué no decirlo, de EEUU). De hecho, era a lo que quería dedicarme antes de que me cooptaran en mi actual departamento. Así que ahora que estoy aquí aprovecho para absorber la mayor cantidad de información posible al respecto. Me parece importante tener al menos una ligera idea de la historia del país en el que vives para poder comprender mejor su realidad social y sus problemáticas actuales. También me he interesado por la historia de Guatemala y por la creación de Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Ya he liado a #miesposoculé para ir a Chiapas, y él aún no lo sabe, pero lo engañaré también para que vayamos a Guatemala.

¿Y aparte de esto qué me cuento? Pues que el Día de Muertos me encantó y que lo disfruté como una enana, como ya pudisteis comprobar en las foticos que colgué en el post anterior. Además, unas pocas las pude hacer sola, con lo que no tuve a nadie esperándome, ni dándome el coñazo, ni llamándome posmoderna. Alguna por ahí se sintió estafada porque no incluí texto. Se ve que con ella no iba aquello de que una imagen vale mil más que mil palabras y que subir tantas fotos a Internet con esta conexión prehispánica cuesta un cojón como para encima andar escribiendo una parrafada. (Felicidades, frau arpía, se la quiere y se la extraña).

Por cierto, me olvidé de subir la foto de la madre de todas las ofrendas. La montaron en mi condominio. Es triste y tierna a partes iguales. Atención a los platitos con pienso y los huesos de morder para perros, geniales.

Pa la Pinsesa

Pa la Pinsesa

Lástima no haber tenido una foto de nuestro pastor alemán. Pensé en la salvaje de mi Gorda arrasando con la ofrenda entera, salto parriba quiebro pabajo ante la mirada despectiva de Kafka (soy muy fan) y el panzarriba style de India. Una ofrenda al surrealismo en sí misma, vamos.

También me ha dado tiempo a mantener un enriquecedor intercambio de opiniones por twitter con la Miley Cyrus cubana, Yoani Sánchez. Creo que cobra lo mismo por conferencia que Hannah Montana por sacar la lengua, despelotarse y hacer el gilipollicas para una revista. Además, ambas me provocan la misma reacción: asco.

https://twitter.com/yoanisanchez/status/392036872475508737

¡Ah! Y he descubierto a un personaje fascinante. Don José Sarmiento de Valladares, conde de Moctezuma y Tula y Vi(z)rrey de la Nueva España entre 1696 y 1701. Es descendiente de Moctezuma II y prueba fehaciente de que la mezcla de razas, como la de bebidas, puede dar lugar a cosas estipendias o raras, rarísimas.

Realismo mágico

Realismo mágico

Aunque pensándolo bien las casas reales europeas están todas emparentadas entre sí con terroríficos resultados.

Mamá yo quiero ser artista

Mamá yo quiero ser artista

El caso es que a este apuesto mozo debió expulsarlo Carlos II de la corte cuando vio que le hacía competencia “hechizando” damiselas. Por eso terminó en el Nuevo Mundo.

Le da un aire a Paul Newman

Le da un aire a Paul Newman

Mañana salimos hacia la ciudad de Oaxaca, en el estado homónimo. Son seis horas de viaje para la ida y otras seis para la vuelta, así que prometo reporte detallado.

[Bonus track: La convalecencia también puede ser la madre de la ciencia ;-)].